8 thoughts on “Olivo para llevar

  1. ¡Que bello, Rosa de los vientos! Remedio transportable para nostalgias extranjeras pero… ¿qué será de nosotros si se lo llevan todo?

    • Hola Zark :), aunque mi trabajo es, a propósito, siempre polisémico, esto es exactamente el punto que quería tocar y me encanta que te lo hayas pillado. No hay mejor ‘piropo’ para mis dibujos que la reflexión (diversa).

      Cuando todos nos vamos o ‘nos dejamos llevar’ por la crisis, ¿no será que lo que queda es una España desarraigada y desangrada? ¿Será que la tierra roja, que tanto me gusta, se vuelve más roja aún?

      Tambien me he preguntado si ¿un olivo, cuando se lo llevan, sobrevivirá en cualquier clima, por más que lo estén regando…?; ya que lo impresionante de los olivos es que sobreviven con poco y siempre están espléndidos, buscando más bien la profundidad, aún en tierra dura.

      Un olivo es, para mi, aparte de sus eternas bondades gastronómicas, símbolo de estabilidad, casi diría a lo largo de la historia, ya que siempre han sobrevivido a tanto.

      Es tan triste ver un olivo cortado de raíz, ha perdido su larga independencia, ¿quien sabe dónde terminará y si vuelve a dar los mismos frutos?

      Un olivo es un árbol creativo, que da forma a lo que tiene, y lo sabe hacer tan bellamente.

      • ¡Cuanto me alegro haber captado tu mensaje, Rosa de los Vientos! En todo caso fue tremendamente sencillo porque me trajo a la mente tristezas pasadas y desarraigos pesarosos…

        Se me ocurren mil reflexiones sobre lo que escribes pero la tierra roja (aún más roja si cabe) del lugar que se desangra es la que más me atrae por el sufrimiento que supone para los que parten y los que se quedan… Ese desgarro que se produce fruto del alejamiento no deseado siempre me ha causado un profundo desasosiego… Recuerdo ahora mismo un documental sobre la emigración española a Australia en los años 60… Se titula “En el confín del mundo”, creo que está disponible en televisión a la carta de RTVE, y plasma de forma tan increíble la mezcla de ilusión, miedo, esperanza, frustración, decepción, sacrificio y trabajo duro que se da en estos casos que llegas a “participar” y “entender” el sufrimiento que se produce en estos casos…

        Es ahí donde encaja a la perfección “el olivo transportable” que otorga la estabilidad y la permanencia que las circunstancias niegan… Nada como un olivo para recordarnos la tierra, las raíces, la superación de las inclemencias, la sabiduría de la supervivencia en situaciones extremas.

        ¿Qué será de nosotros, amiga Rosa de los Vientos, si la tierra se hace aún más roja y si los que se van acaban llevándose todos nuestros olivos? ¿Podremos conservar al menos un esqueje de olivo que nos permita iniciar la replantación? ¿Qué nos permita taponar los agujeros desde los que sale la sangre que hace más roja nuestra tierra?

        ¡Cuanto me gusta tu “Olivo para llevar”!

        • Me gusta tu reflexión, Zark. El fenómeno de la migración se habla mucho en términos estadísticos, despojados del sentir de los individuos que lo viven en cuerpo y alma. Mi olivo tiene un fondo triste, pero tambien es una invitación a quedarse, y hacer algo con lo que hay. Un olivo necesita poco para florecer, pero hay que creerlo. Un abrazo.

  2. Pahh,,, Ahora me doy cuenta la tristeza de los olivos de los tuincentrum,
    hermosisimo dibujo!!!!!!!!!

Deja tu comentario...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s