19 thoughts on “‘The never-ending Halloween after party’

  1. Has sacado tu lado más malvado, Rosa ! Mezclar lo peor de nosotros con el whatsapp es genial. Me temo que lo único que tendrá final en esto que planteas sera precisamente el whatsapp, que seguro que lo sustituirá el noseque todavía más cargante, mientras que el racismo, el hambre y tantas otras cosas parecidas si que serán eternas (al menos mientras estemos los humanos por aquí). Me recuerda esa definición del whatsapp que dice: es lo que te mantiene siempre cerca de tus seres queridos más lejanos y lejos de los más cercanos. Una maravilla este dibujo ! Abrazo.

    • Los peatones se están convirtiéndo en árboles de cemento, sus whatsapps las hojas secas que caen a montones (sobre montones). Quietos y grises con sus troncos sobre la acera, te atropellos con su smart phone. Los niños bailan alrededor, esperando con movimientos silenciados cualquier signo de vida. Un cálido abrazo, Carlos. Gracias por escribirme.

  2. Has vuelto con Halloween y con estas aguas otoñales que han reverdecido al campo.
    Magnífica serie de dibujos dedicada a los tiempos posmodernos, esos en que el “halloweenismo”, que nada tiene que ver con nuestra cultura, se ha puesto de moda y hace furor. Seguro que algo sabes del porqué de ese fenómeno de inculturación, aculturación, esnobismo o cursilería. Una clave que explique esa proliferación de brujas, demonios y esqueletos por las calles. Saludos cordiales.

    • ¡Hola Antonio, qué alegría! El Halloweenismo forma parte del largo tratado de ‘libre comercio’ entre la Unión Europea y los Estados Unidos. Por el otro lado, hoy día se puede ser una bruja sin ser pesada en una báscula (como se hacía en Holanda en tiempos pasados) y, dependiendo del peso, ser públicamente quemada. 😉 Un abrazo.

  3. Un cuarteto muy deprimente y de miedo. Seguro que muy pronto la banda del terror aumenta a quinteto…sexteto. …septeto. ………con tanto snobismo como estándar deseado de vida. 😱😱😱😱😱
    Un eso Rosa
    Hoy en México, segun la leyenda , se abre el portal para que los difuntos adultos nos visiten en este mundo terrenal.

    • Hola querido Antonio, ‘qué pena la demora’ como dicen aquí en Colombia. Espero que te encuentres bien, de salud, de ánimo, de letras. Por fin he podido ‘aterrizar’ aquí en Bogotá. Estoy empezando a dibujar, pero veo que necesito tiempo para soltar. Eso si hay mucho material. Un abrazo para tí y tu familia. Rosa.

      • De Granada a Bogotá, ¡qué salto! Recientemente he visto la serie “Narcos”, sobre Pablo Escobar, y he tenido ocasión de conocer televisivamente la capital, Cali y en particular Medellín, el feudo de ese sujeto que no se andaba con chiquitas cuando se trataba de sus intereses o de su familia.
        No comprendía bien el español de Colombia. La oreja tiene que hacerse a la cadencia y al vocabulario propios de ese país.
        De los colombianos que he conocido guardo buenos recuerdos. Me maravillaba o más bien me dejaba estupefacto su buena educación y sus maneras corteses. Acostumbrado a la falta de respeto y a los comportamientos arrabaleros de numerosos alumnos, encontrar a algunos que se regían por otra pauta era una experiencia tan sorpresiva como gratificante.
        Mis hijos, mi mujer y yo estamos bien (si no entramos en detalles), soportando los coletazos de este verano que se está comiendo el principio del otoño.
        Espero que estés y te adaptes bien.
        Deseoso quedo de ver tus dibujos colombianos. Un abrazo.

        • Entiendo muy bien lo que dices sobre la cadencia del español colombiano, es muy diferente. Además es diferente la forma de hablar de Medellín (por ejemplo) a la de Bogotá, pues, lo mismo pasa en España por zonas geográficas. Aprendí a hablar español aquí en Colombia, hace más de 20 años. Cuando llegué a Granada a estudiar, después de pasar otra vez por Holanda, me costó mucho entender a la gente (tal como te pasa a ti pero al revés), pues el acento granaíno en que se ‘tragan’ muchas letras me volvía loca. Pero, estando otra vez aquí en Colombia he notado que ahora hablo más andaluz que colombiano y tengo que volver a pillar el tonillo de antaño. Tambien son diferentes los gestos, las expresiones y los significados de los tonos de voz. Interpretar todo esto bien, no es nada fácil, muchas sutilidades y….lo que se dice literalmente no es siempre lo que se quiere comunicar (creo que eso es lo que más cuesta a un europeo). Abrazos.

Deja tu comentario...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s