Picaflor…

Dear friends,

Hope you are all doing well.

I’ve been away for too long due to some life-changing events that made me cry my eyes out. But everything has begun to look less dark now, so I’ve decided to come back again to the sunny world of blogging and bloggers.

Sending you a warm hug from Colombia,

Rosa de los Vientos

—————————————————————————–

Queridos amigos,

Espero que todos se encuentren bien.

He estado alejada por mucho tiempo a causa de unos acontecimientos que me han cambiado la vida y me han hecho derramar muchas lágrimas. Pero ahora todo ha empezado a verse otra vez menos oscuro, entonces he decidido regresar nuevamente al mundo soleado de los blogs y sus blogueros.

Reciban un abrazo cálido desde Colombia,

Rosa de los Vientos

24 thoughts on “Picaflor…

  1. Welcome back Rosa! I always wondered what ever happened with you. I hope that everything is well now. – H.J. 🙂

  2. It‘s so nice to have you back and to know thst you‘re recovering and doing well. I‘ve been also away, but may retaking my writibg soon. Besos desde Ciudad de México, – Tona

    • Hola Carlos!! He estado muy perdida… pero al volver a dibujar se me va arreglando todo ‘sobre la marcha’ 🙂 😉 . Siempre es el mejor punto de partida. Me encanta que volvemos a estar en contacto. Espero que te encuentres bien. Un abrazo fuerte, Rosa

  3. Wat zijn het allemaal juweeltjes, de ene nog mooier dan de andere!!En wat een schitterende humor! Lieve Roos , hier moet een uitgever,, krant, magazine of wat dan ook lucht van krijgen . Je bent uniek in de lijnvoering en het is écht een eigen stijl. Gelukkig dat je weer aan het werk bent, het is de beste remedie tegen je verdriet! Héél veel liefs, Carole

    • Carole, wat lief dat je me zelfs op mijn blog schrijft. Ben zo blij weer aan het werk te zijn, je hebt helemaal gelijk, het is de beste remedie, tegen alles eigenlijk. Ben nu bezig aan de tweede tekening, en beetje bij beetje raap ik mezelf in grote lijnen weer bij elkaar. 😀 En wie weet waar dat ooit nog eens toe leidt, voorlopig is het keihard doorwerken.
      Tot gauw en een hele dikke knuffel.
      Rosa de los Vientos.

  4. Sospecho a qué te refieres. Si es así, si no me equivoco, recibe mi pésame y mi aliento. Dicho esto, añado que tienes pendiente una visita a Sevilla. Alguna vez has expresado ese deseo. La verdad, no creo que yo vaya a Colombia, un hermoso país sin duda.
    Eres bienvenida en este mundo soleado de los blogs, a cuya luminosidad contribuyes con tus dibujos. El que publicas hoy, en concreto, madre e hija, según mi interpretación, es, como revela la mirada de la hija, muy emotivo. Y bienhumorado, con ese perrito enfundado en una mantita a punto de dar un lametón al helado. Y bello, con ese hibisco florecido asomando por una esquina. Y también misterioso. Esto lo digo porque no veo ningún pajarillo aleteando por ninguna parte. Un abrazo.

    • Querido Antonio. Me encanta volver a estar en contacto contigo. Espero que tu y tu familia se encuentren bien. Mi madre sigue viva y va sorprendentemente bien en ese aspecto preciso de su salud. Esto gracias a la – relativamente novedosa – imunoterápia y el sistema de salud pública holandés, que es, como la Seguridad Social Española, uno de los mejores y más equitativos en el mundo -a pesar de que, como europeos, siempre nos podríamos quejar de algo 😉 -.
      Pero las relaciones familiares en si, que siempre habían sido totalmente disfuncionales (padre alcohólico y con problemas de tipo psiquiátrico, violencia doméstica, enfin, toda esa conocida lista de ‘experiencias adversas de infancia’ puedo decir que las he vivido en cuerpo y alma..) solamente se han hundido más con esta nueva crisis digamos ‘de vida o muerte’. Por ahora ha ganado la vida y eso en si ya es algo fantástico. Estuve con mi madre, cuidándola hasta que pude, hasta que aguanté ‘el entorno’ y hasta que ella salió a flote, pero no ha sido nada fácil. En este momento me hace mucho bien estar otra vez en Colombia con mi marido (esposo dicen aquí) y en mi propia casa, en mi propio mundo de la imaginación, de los dibujos, de lo positivo y lo colorido, de la cocina, de nuestra empresita que estamos sacando adelante con el trabajo de todos los días. Tengo pendiente una visita a Sevilla, es cierto, Antonio, y ganas no faltan, y espero que sea este año pero todavía no me atrevo a prometerte nada. Depende mucho de nuestra situación económica. Sí tengo muchísimas ganas de hablar contigo personalmente y conocer a tu familia, preferiblemente con una copa de oloroso seco y la famosa ensaladilla rusa, que en Sevilla es realmente la mejor 🙂 . Sabía de antemano que tu ojo iba caer en el hibisco florecido. El kolibri está volando ahí al lado, pero parece que no me quedó sufiscientemente nítido, entonces he decidido de volver a trabajar sobre ello en algún momento. El perro lleva una chaqueta ‘gringa’, con capuchón, con las ‘estrellitas de Trump’… Estoy sorprendida lo bien que los colombianos, en general, cuiden a sus animalitos domésticos, los sacan ‘con juicio’ y les recogen los heces. Hasta ahora he visto sino perros con miradas dulces, ninguno con actitud agresiva. A veces pienso que los perros colombianos van más a la peluquería que todas esas señoras con peinados elegantes que hay por aquí tambien. Pero los dueños de perros a menudo se pasan con la antropomorfización a través de la vestimenta. Lo que falta es que un día me encuentre con un pastor alemán en bikini y con tacones. Un abrazo fuerte, Rosa.

      • Nosotros nos encontramos bien, tras haber superado mi madre, que tiene noventa y un años, una bronquitis y mi mujer (mi esposa) una neumonía. Pero eso es agua pasada.
        Me alegro de la recuperación de tu madre que también se deberá seguramente a su propia naturaleza y a su espíritu.
        Las relaciones humanas son siempre problemáticas. Las familias aparentemente normales son quizá las más disfuncionales. Pero ciertamente hay grados. No se puede meter a todas en el mismo saco. Es triste lo que cuentas a ese respecto.
        Que la vida gane las batallas a las que nos enfrentamos, es algo fantástico. Como lo es también lo que cuentas sobre tu vuelta a Colombia. Buen fin de semana. Un abrazo.

        • Qué bien, Antonio, que tanto tu madre como tu esposa se hayan recuperado. Noventa y un años, ¡qué maravilla! Conocí a muchas mujeres andaluzas de la generación de tu madre. Es muy, pero muy interesante hablar con ellas.
          Las familias aparentemente normales, incluso ‘perfectas’, me causan un intuitivo malestar físico y me ponen todas las antenas en alerta, incluso sin querer. Lo peor para un niño es vivir un infierno detrás de las puertas de su casa -y tener que sobrevivir diariamente a ello- y que de cara al mundo de afuera todo parece armónico, pacífico, por lo cual nadie se entera (o hacen que no se enteren). Y que todo eso, de niño, lo percibes hasta como una ‘situación normal’, por no conocer el verdadero lugar que te mereces en el mundo.
          ¡Feliz tarde de domingo! Aqui estamos todavía por arrancar, con lentitud agradable.
          Un abrazo, Rosa

  5. ¡ROSA! Qué alegría enorme me da encontrarte aquí otra vez. Te mando un gran abrazo, y mis deseos para un año nuevo más feliz. xx

Deja tu comentario...

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s